DISTURBINGCODES

DISTURBINGCODES

Visits

WELCOME

domingo, 11 de diciembre de 2011

La playa.




Es el trayecto más largo de mi vida aunque apenas dura media hora desde el crematorio. Hace frío. El típico frío del frío Enero. Llevo tus cenizas dentro de una vasija de barro que sostengo desde mediodía entre mis manos heladas. Al llegar a la playa ya está anocheciendo. No quiero despedirme de ti a oscuras. Le digo a papá que me espere en el paseo. 

Salto el pequeño muro de piedra, me descalzo y, llorando, atravieso el trecho de arena húmeda hasta llegar a la orilla dando pasos vacilantes, encorvado. Estoy rendido y me siento profundamente solo. Procuro rezar un avemaría antes de arrojar tus cenizas al mar. El viento sopla y te esparces en un pequeño remolino entre el agua de las olas rotas, la arena y la brisa salada. Intento mirar pero no puedo ver. Retrocedo de espaldas un buen trecho, me despido y me pregunto el porqué de los finales.

Vuelvo sobre mis pasos enjugándome las lágrimas, vuelvo a saltar el muro, me limpio los pies con un pañuelo y le digo a papá que no hace falta llamar a un taxi porque la parada está allí enfrente. La noche se ha echado encima. Conforme nos alejamos, vuelvo la vista y atisbo mis huellas en la arena. Las mismas que habían pisado parte de tus cenizas. Las mismas de las que al día siguiente no quedaría ni rastro.

3 comentarios:

  1. Magnífico texto, Javier. Muy lúcido y sensible.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaste, un dia de verano en la Alhondiga,tratando de ayudarnos a 2 viejillos, mi marido y yo, a abrir wifi en mi viejo ordenador. Y, ahora me has enternecido.
    Con personas como vosotros, sigo creyendo en la humanidad, y mientras sigais creando belleza con vuestro arte, el mundo cambiará.
    Gracias. Estrella Gomez Ubeda

    ResponderEliminar
  3. Estrella!
    qué ilusión tu mensaje...
    Sorpresa enorme!
    Déjame, por favor, una dirección de correo electrónico o postal para contactar con vosotros.
    Mil gracias por tu mensaje, eres un sol.
    Te dejo mi dirección:
    disturbingcodes@gmail.com
    Un beso enorme. Mil gracias!!

    ResponderEliminar