DISTURBINGCODES

DISTURBINGCODES

Visits

WELCOME

jueves, 31 de enero de 2013

Cala Salada

 
 
 
 



Aun habiendo escuchado mil veces que no le quería, Pablo le rogó por teléfono a Malena  una última oportunidad y le pidió quedar al amanecer en el mismo sitio en que se conocieron en el verano de 1996, el rincón empedrado de Cala Salada, justo donde la arena comienza a desaparecer y las olas rompen siempre apacibles. Ella no cesó nunca en el empeño de demostrarle que su historia no iba bien desde hacía mucho tiempo. Y se valió para ello de largos monólogos, escuchas interminables, gritos inútiles y lágrimas de hiel.
 
 
Esa noche, Pablo decidió poner fin a una lucha que, aunque nunca había dado por perdida, sabía que consumía las pocas fuerzas de Malena, y desgastaba sin piedad el cariño que se tenían. Supo que era el momento de pedir disculpas y la hora  de trazar un camino que les permitiera ser felices a ambos a partir de entonces. Lo que nunca imaginó es que, a la mañana siguiente, mientras el sol salía y él se adentraba descalzo en la arena, el cuerpo de Malena yacería sin vida junto al mar.


Texto y Foto: Javier Ubieta


6 comentarios:

  1. Gracias por tu fidelidad, Ramón. Eres de 10.
    De 10+1 !!!

    ResponderEliminar
  2. El fin y el principio, siempre al lado...

    ResponderEliminar
  3. Por eso importante "no relegar las cosas para mañana". Un abrazo señor. ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
  4. Querido Javier, estás de lo más prolífico. Un placer leerte,
    Amparo

    ResponderEliminar