DISTURBINGCODES

DISTURBINGCODES

Visits

WELCOME

domingo, 21 de abril de 2013

Claro de luna

 
 
 
 

Estoy sentado al piano con la espalda erguida, un poco inclinado, hierático, mirando al frente, intentando buscar un punto fijo en la oscuridad de mi apartamento, iluminado por unas cuantas velas que celebran mi amargura desgajada. Sobre el atril descansa la vieja partitura de la Sonata No. 14 en C menor, de Beethoven, que tantas veces toqué para ti. El aire frío que se abre paso a través de las cortinas se tropieza conmigo y me recuerda con una impertinente crueldad que estoy solo, profundamente solo. La lúgubre parsimonia con la que acaricio las teclas me advierte de tu ausencia con desafección y cada nota refuerza el recuerdo casi fílmico de aquellas noches en las que vaciábamos, felices, copas de vino hasta dormirnos en la alfombra, soñando abrazados. Hoy, sin embargo, las agujas del reloj apuntan la verdad de que el crepúsculo es inconcebiblemente lejano. Y, llorando sin consuelo, imagino un nuevo amanecer junto a ti con la plena certeza de que no llegará jamás.